"Siempre he ayudado a tenistas un poquito más veteranos y me gustaría probar con alguno más joven"

Salvador Navarro ha vivido una gran año junto a Flavia Pennetta, en el que ha visto como su pupila lograba alzar el título en el US Open antes de poner punto y final a su carrera deportiva. Al técnico español le gustaría seguir en la WTA, aunque si tuviera que volver a la ATP, "tampoco diría que no"

 

A un jugador le cambia la vida y la carrera cuando gana un Grand Slam, ¿cuánto le cambia a un entrenador que su pupila gane un título de Grand Slam?

Bueno, por ahora en lo que se refiere a trabajo estoy en el paro, por lo que no me ha cambiado mucho, por decirlo de alguna forma. Siempre había tenido trabajo y, a día de hoy, todavía no he tenido una oferta, digamos, del todo seria para trabajar.

¿Podríamos decir que un técnico que ha ganado un Grand Slam es desde ese momento más valorado y por tanto su mercado se reduce?

Puede ser. Un coach con más reconocimiento o presencia, económicamente cuesta un poco más y normalmente requiero de unos jugadores un poco más tops que es más difícil de conseguir.

Por tanto, su mercado ahora es más reducido

Sin ánimo de despreciar a ningún jugador, ahora mismo estoy en una situación en la que llevo muchos años viajando, estoy cansado y no tengo la necesidad económica ni de ningún tipo de viajar. Si me llegara una oferta muy buena lo haría, de no ser así estaré un tiempo más en casa, haciendo alguna cosa por aquí.

Pero de momento su prioridad es seguir en el circuito

Sí, claro. He tenido un par de propuestas. Una la tengo sobre la mesa, pero no es demasiado esperanzadora, Mi idea es seguir viajando, claro que sí.

¿Le gustaría que fuera en el circuito de la WTA o la ATP?

Te diría que me haría más gracia seguir en el circuito femenino, siempre que fuera con una tenista de buen nivel. Si tuviera que volver a la ATP tampoco diría que no.

¿Qué jugadora o jugador te gustaría entrenar por su juventud o potencial?

Soy una persona bastante abierta a cualquier jugador o jugadora. Siempre he ayudado a tenistas un poquito más veteranos y me gustaría probar con alguno más joven. Para que podamos tener una proyección más larga. Estaría encantado de poder trabajar con cualquiera de los tenistas españoles e intentar llevar una línea profesional seria, para poder ir hacia adelante.

¿Qué diferencias encontró a la hora de entrenar en un circuito u otro?

Pues sobre todo en el tema emocional. Ahí fue donde encontré más diferencias, sobre todo al inicio del trabajo, ya que emocionalmente es muy diferente, sobre todo a la hora de competir. Las chicas sufren un poquito más y tienen una tensión un poco diferente a la de los hombres.

En el circuito femenino hay mucha protección de la familia, imagino que usted con Flavia, al ser más madura, ya no lo sufrió

Bueno, lo tuve a menor escala. Siempre están sobreprotegidas y es cierto que los padres en el circuito femenino son un poquito más controladores.

En lo que se refiere a su trabajo con Flavia, ¿Esperaban ganar el US Open?

Hombre, al principio del torneo no.  Vamos, seguro que no (risas).

¿Y cuándo os disteis cuenta que podíais ganar el título?

Pues en la final. Íbamos partido a partido. Llegas a cuartos, llegas a semis y luego te ves en la final. Se dio una buena oportunidad para intentar cazar un título de esa categoría, y ahí es cuando nos dijimos: “cuidado que puede ser campeona del US Open”.

¿Sentisteis alivio cuando visteis que Roberta Vinci eliminaba a Serena Williams en las semifinales?

Personalmente, te diría que sí sentí un poco alivio, pero para Flavia fue bastante agobio, ya que es un partido que debe ganarlo y creo que ella también lo sintió así. Podía pasar de ser la mejor semana de su vida a ser casi la peor.

A ella, por tanto, le vino más presión al tener que jugar con su compatriota, donde teóricamente era la favorita

Totalmente. La realidad era esa. Hay una parte dentro de ti que sabe que está bien que la final sea ante Roberta, ya que Serena siempre es muy complicada de ganar. Pese a que Roberta también es una gran rival para la final, tienes más papeletas de ganar y más siendo Flavia la favorita.

¿Cuánto ayuda para ganar este título haber conquistado el año pasado Indian Wells?

Pues creo que mucho. Cuando ganas un torneo como Indian Wells, que no es un Grand Slam, pero está bastante cerca, te das cuenta que si estás jugando bien, y ya estás en cuartos o en semis, puedes ser capaz de ganarlo. La primera vez puede ser un poco más inesperada, por lo que creo que sí que ayudo mucho.

Con Flavia has vivido momentos en los que ella ha estado muy cerca de dejar el tenis debido a la lesión de muñeca, ¿cómo gestiona esos altibajos el entrenador?

Bueno, como puede. La verdad que no es fácil para mí tampoco. No es nada sencillo lidiar cada día con las dudas. Lo interesante es aportar cada día trabajo, ilusión y que, poco a poco, los resultados vayan llegando, porque al final, sino vienen, sobre todo a estas edades, hay un momento que no sabes cuánto llegarán a soportarlo, pero está claro que menos que una chica de 20 años.

Ella reconoció tras perder en Wimbledon en 2013 su idea de dejar el tenis, pero luego firmó semis del US Open. ¿la sensación de que lo dejaba era tan grande como la de ahora?

En esa época no se lo planteó. Le venía a la cabeza la idea de si no recuperaba su nivel y su ranking llegaría un momento en que no lo podría soportar, pero ella quería y quería. En cambio, ahora ha tomado una decisión en la cual tiene claro que quería dejar de jugar y no era un tema de nivel. Antes sí tenía la esperanza y el deseo de recuperar ese nivel. Podríamos decir que antes tenía dudas y ahora sí es una decisión, por lo que hay una gran diferencia.

¿Usted le ha intentado convencer para que continuase un poco más?

No. Yo siempre he respetado su decisión, porque al final creo que es lo que deberíamos hacer todos. Otra cosa es que le diera mi opinión, pero de una opinión a no respetar una decisión hay un gran paso. Creo que ese paso lo hemos de dar todos. Cuando uno decide dar un cambio en su vida hay que respetar los tiempos y las pautas de cada persona.

Ella anuncia que se retirará al finalizar la temporada, ¿cómo se plantean esos últimos torneos?, ¿es fácil?

Pues ha sido de lo más complicado, la verdad. Si ya hubiera estado clasificada para el Masters nos hubiera facilitado mucho las cosas, pero al estar tan cerca, la ilusión de jugarlo y poner esas ganas para estar allí, nos ha vuelto un poco locos. Hubo que parar tras ganar el US Open, volver a entrenar y jugar la gira asiática. En Pekín no fue mal, pero en Tianjin fue horrible, y desde ese momento estuvimos luchando hasta lograr el pase al Masters. Han sido semanas bastante duras, que si se hubieran podido evitar nos hubiera facilitado mucho este final de temporada.

Imagino que ya una vez en Singapur disfrutaron mucho ambos de esa experiencia

Sí. Intentamos disfrutar la experiencia al máximo. El primer día estuvo complicado, porque Simona estaba muy bien y Pennetta estaba muy cansada por todo lo que hemos hablado. El segundo y tercer día estuvo muy correcta.

Que jugadoras con un juego tan variado como Pennetta o Radwanska ganasen en Nueva York y Singapur, ¿es bueno para el tenis?

Absolutamente. Cuando jugadoras como Pennetta o Radwanska son capaces de jugar bien al tenis táctica y técnicamente, pueden ganar títulos muy importantes a base de ser inteligentes. Creo que eso debe dar alas a otras tenistas, ver que es un deporte en el que pensando se puede llegar muy lejos.

¿Cómo ve a Flavia como tenista?

A Flavia la veo una jugadora ultracompleta. No solo es rocosa desde el fondo de la pista, sino que también tira muy rápido. Flavia ha jugado mejor y ha ganados sus títulos más importantes cuando ha tirado rápido y ha sido agresiva. Siempre he dicho que Flavia era la mejor jugando de fondo.

Desde que se pusiera en práctica, el coaching ha ganado mucha importancia en la WTA y muchos partidos se han logrado dar la vuelta gracias a la presencia del entrenador en pista, ¿Flavia es una tenista que asimila muy bien la información que se le da en pista?

Flavia es una persona que cuando está mal escucha a días, pero si está bien asimila muy bien la información. Hay veces que incluso aunque vaya perdiendo está positiva y lo asimila muy bien, pero luego hay otros días que si está encabritada me escucha porque debe hacerlo, pero no le ayuda de nada esa información exterior.

Una tenista a la que nunca ha podido ganar Flavia ha sido a Serena, con la que tiene un cara a cara de 0-7. ¿qué consejos le daba antes de salir a pista para jugar contra ella?

Que hay que romper esa estadística. Realmente hay que creérselo un poquito más. Es cierto que Serena con Flavia parece que se encuentra cómoda y que juega muy bien, pero que si ella no le regala los partidos, ni set, llegaría un día en que le ganaría. La realidad es que en los últimos partidos se intentó y Flavia lo hizo bastante bien. Aún así me hubiera gustado poder ganarla antes de la retirada de Flavia.

Si Serena está motivada, ¿es muy complicado ganarla?

Sí, sinceramente sí. En los últimos años ha demostrado que posiblemente es una de las mejores de la historia y no está siendo fácil desbancarla para ninguna. Lleva unos años que no se mueve del número uno y encima jugando pocos torneos, por lo que es una muestra que si está en su mejor nivel es difícil de ganarla. Creo que, poco a poco, con la edad, en uno o dos años caerá del número uno del mundo, pero es difícil sacarla de ahí.

Una de las tenistas que más llama la atención por su tipo de juego es la italiana Camila Giorgi, ¿cómo se plantea un partido ante una tenista que se juega todo a cara o cruz?

Bueno, para mí en vez de jugar tan defensivo como mucha gente lo plantea, de poner la bola en pista y que se la juegue la otra, creo que hay que tirarle largo e intentar llevarle la iniciativa, aunque en ocasiones sea muy complicado, con eso consigues que ella falle más. Si la dejas que ella domine y que juegue dentro de pista estás en sus manos. Las veces que Flavia la ha ganado han sido partidos en los que ha llevado la iniciativa. En el momento que Camila las mete es complicada de batir, ya que tira a una velocidad increíble. Es una tenista que como tenga un día bueno es complicadísima de ganar, te pone en muchos apuros.

Flavia comenzó el año jugando dobles con Martina Hingis, una unión que había dado muy buenos resultados en la segunda mitad de año en 2014, ¿a que se debido su ruptura en los primeros meses de 2015?

En su día comenzaron a jugar juntas y les fue muy bien, pero Flavia tenía un objetivo con el individual mayor que con el dobles y Martina estaba centrada al 100% en el dobles. Al final decidió un cambio hacia Mirza que, bueno, solo hay que ver los resultados para ver que ha sido una de las parejas más determinantes de los últimos años. Han hecho una temporada que es para quitarse el sombrero. Me he alegrado mucho por ellas, ya que es una leyenda del tenis y verla jugar es un auténtico espectáculo. En los últimos cinco o seis años no ha habido una pareja tan abrumadora como esta. Se llevan bien y sus juegos se han complementado a la perfección. Es una pareja bestial.

Cambiando de tema, desde hace un tiempo la Federación Española ha optado por poner capitanes de Copa Davis o Federación a exjugadores, ¿cree que no valoran a los buenos técnicos españoles que hay?

La Federación tiene todo el derecho, entre comillas, de poner como capitán de Copa Davis o Copa Federación a la persona que crean conveniente. Aunque eso es algo que yo dejaría más en manos de los jugadores o jugadoras, que al final son los que se tienen que sentir más cómodos en la pista y durante esa semana. Ellos tienen criterio más que de sobra para decidir qué persona quieren para ocupar la capitanía. Los jugadores son personas lógicas y fiables y creo que hay que dejar en su mano la elección de la persona que debe ocupar esas capitanías.

¿Pero cree que también deberían tenerse en cuenta a técnicos y no solo exjugadores?

Creo que las dos cosas estarían bien. Lo que está claro es que un jugador, cuando ha sido tan bueno como los que han ocupado la capitanía, tienen la experiencia y la vivencia de saber lo que están haciendo, por lo que yo veía muy positivo la línea que estaban llevando. Es cierto que en el momento que ya no haya este tipo de jugadores está claro que los entrenadores con buen curriculum también podrían ser aptos para ocupar el puesto. De momento, prefiero que se dé prioridad a los grandes jugadores que encima se dedican a ser entrenadores.

 

master1000.es  |  webmaster1000@hotmail.es