Kvitova encuentra el "equilibrio justo" entre su tenis agresivo y los errores no forzados

La tenista checa ha logrado tres títulos este año, detacando el conseguido en Wimbledon, torneo que ya ganara en 2011.

 

La temporada de Petra Kvitova ha recordado a la de 2011, cuando puso el broche de oro logrando el título en el WTA Championships. Como ese año, Kvitova ha conquistado Wimbledon, logrando así su segundo Grand Slam.

Tras unos años asimilando lo que le sucedió en ese 2011 y sin mostrar la regularidad esperada en ella, pese a mantenerse en el Top Ten, Kvitova afrontaba 2014 con la idea de encontrar el “equilibrio justo” entre su tenis agresivo y los errores no forzados, algo que nos comentó en una entrevista a principios de año. Ese equilibrio deseado no llegaba en Australia, ya que tras firmar las semifinales en Sydney, se llevaba una gran desilusión en el Open de Australia al caer en primera ronda.

Era el inicio de la temporada y Kvitova no se quería poner presión, asegurando que “no me gusta ponerme este tipo de metas”, en relación a si podría llegar al nivel de aquel 2011 en el que estuvo muy cerca del número uno del mundo, “solo sé que si juego mi mejor tenis, los resultados vendrán después”. Y es lo que pasó, poco a poco, los resultados fueron llegando. Tras su batacazo en el primer Grand Slam del año firmó los cuartos en Doha, pero la irregularidad era una constante en su campaña, cediendo en su debut de Dubai, en los octavos de Indian Wells, para luego caer ante Sharapova en los cuartos de Miami.

Así las cosas, la checa llegaba a la temporada de tierra batida marcada por una campaña irregular, algo que mantuvo en los torneos de tierra, ya que quitando las semifinales de Madrid, torneo que ganó en ese 2011, sus resultados fueron bastante discretos, con la tercera ronda en Roland Garros y dos derrotas en su debut en Roma y Stuttgart.

Todo cambió con la llegada de la hierba, superficie en la que el juego de la zurda se adapta a la perfección. Tras firmar cuartos en Eastbourne, logró su primer título del año y segundo Grand Slam en Wimbledon. Salvar un complicado partido en tercera ronda ante Venus Williams le dio mucha confianza y, desde ese momento, su juego fue imparable para sus rivales, ganando con claridad en la final a Eugenie Bouchard por 6-3 y 6-0.

Ganar en Wimbledon volvió a ser difícil de asimilar para la tenista checa, quien no pudo jugar su mejor tenis en Montreal ni Cincinnati, cayendo en la tercera y segunda ronda, respectivamente. No volvería a hacer su mejor tenis hasta New Haven, donde terminó llevándose el título. En el Us Open, torneo en donde nunca ha conseguido buenos resultados debido a que las condiciones climatológicas no benefician a su asma, cayó en la tercera ronda.

Ya en la gira asiática, esa regularidad buscada por Kvitova llegó, logrando el título en Wuhan, tercero del año, y alcanzando la final en Beijing, donde perdió ante Sharapova, perdiendo así una buena opción para regresar al número dos del mundo.

Con la confianza en su tenis de una gran gira asiática, la checa disputa en Singapur su cuarto WTA Championships, torneo que ganó en 2011 y sonde el año pasado alcanzó las semifinales. Kvitova se presenta como una de las grandes candidatas al triunfo final.

 

 

master1000.es  |  webmaster1000@hotmail.es