Entradas y salidas de un Top Ten que refleja la igualdad existente en la WTA

En la actualidad hay 27 tenistas del Top 100 que saben lo que es estar dentro de las diez mejores del mundo. La última en estrenar dicha distinción ha sido la italiana Roberta Vinci, que a los 33 años se ha convertido en la tenista más veterana en debutar en el Top Ten. Desde que comenzara la Era Open, 117 tenistas han pasado por ese Top Ten, de las que 31 aún se encuentran en activo, eso demuestra el nivel actual de la WTA y lo que hay que luchar para mantenerse en él.

 

No llevamos ni dos meses de temporada y el Top Ten de la WTA no para de variar y ver caras nuevas. Un hecho que demuestra la igualdad que existe en el circuito femenino en los últimos años.

“La verdad es que el circuito WTA está en un nivel muy alto y disputado, de ahí los continuos cambios en el Top Ten, ya que es difícil mantenerse y todas pelean duro por ello”, explica Salvador Navarro, extécnico de la italiana Flavia Pennetta.  

La última en estrenar esa condición de Top Ten ha sido la italiana Roberta Vinci, quien ha alcanzado el puesto más alto de su carrera deportiva, el décimo, a los 33 años, siendo la tenista más veterana de la Era Open en conseguirlo.

Una semana antes lo hacía la joven suiza Belinda Bencic, gracias a la final alcanzada en San Petersburgo. Bencic, llamada a estar entre las 10 mejores de la WTA en los próximos años, aparece esta semana como la séptima jugadora mundial, su mejor marca con solo 18 años.

El de Vinci y Bencic son solo dos ejemplos de cómo se está moviendo el Top Ten en los últimos años. De momento son 117 las tenistas en la Era Open que se han metido en las diez primeras plazas del ranking mundial, 31 de ellas se encuentran activas en la actualidad.

Las distancias en el tenis se han recortado y el nivel de las tenistas es cada vez más pareja. Además, hay una serie de jugadoras jóvenes que vienen apretando muy fuerte. “En esta temporada posiblemente veamos algunas caras nuevas de tenistas jóvenes”, vaticinaba a inicios de año Navarro, que en la actualidad trabaja junto a la italiana Romina Oprandi.

Lo cierto, es que si nos fijamos en el Top 100, nos encontramos a 27 tenistas que están o han estado en el Top Ten, siete de las cuáles han llegado a ser número uno del mundo. De esas siete, solo Serena Williams, que sigue siéndolo, y Maria Sharapova, se encuentran dentro del Top Ten. El resto, Venus Williams, Victoria Azarenka, Jelena Jankovic, Ana Ivanovic y Caroline Wozniacki, están fuera de él. Incluso la danesa ha caído esta semana por primera vez fuera del Top 20, algo que no le ocurría desde hace ocho años.

La igualdad es tanta que del décimo puesto del raking al decimoquinto hay de diferencia menos de 500 puntos, mientras que al vigésimo, hay 820 puntos, por lo que cualquiera de las tenistas que se encuentran ahí firmando un buen papel en un torneo Premier podrían meterse de lleno en el Top Ten. De todas las que hay en el Top 20, la única que aún no ha tenido la condición de Top Ten ha sido la ucraniana Elina Svitolina, asesorada desde el evento de Dubai por la extenista y exnúmero uno del mundo Justine Henin.

“El circuito WTA está con un nivel medio muy, muy alto. Con un nivel de exigencia en los partidos muy alto y solo hace falta ver a jugadoras con un nivel tan alto como Azarenka, Ivanovic, Jankovic, Stosur, Kuznetsova, que están con ranking 14, 16, 20 o incluso más abajo”, reconoce Xavier Budó, entrenador de Carla Suárez.

El aumento del nivel en la competición, el que se hayan recortado las distancias entre las tenistas, la presión por defender los buenos resultados del año anterior, el descaro de las más jóvenes, y muchos factores más, hacen que, como dice el entrenador argentino Alejandro Dulko, “el tenis femenino está pasando por un buen momento. El nivel que hay es muy bueno, súper competitivo y muy parejo”.

Un aspecto que también recalca Budó: “actualmente hay muchas jugadoras que pueden ganar unas a otras. Hay primeras y segundas rondas en torneos muy duras. El nivel medio ha subido muchísimo y, o estás muy bien preparado en todos los niveles, o en cualquier torneo te pueden ganar cantidad de jugadoras”.

De momento, y al igual que el año pasado, la alternancia en el Top Ten es una realidad, por lo que se espera una temporada apasionante, no en vano, los dos primeros meses ya lo han sido. A ello se suma que es año de Juegos Olímpicos, una cita en las que todas quieren estar y por ello se han preparado a conciencia. A buen seguro es que los rostros de Bencic y Vinci no van a ser los últimos nuevos que veamos entre los diez mejores de la clasificación mundial.

Y si hablamos de clasificación, mención especial merece Serena Williams, número uno del mundo, que esta semana ha cumplido 157 semanas consecutivas en lo más alto de la tabla. El segundo mejor dato de la Era Open, solo superado por la alemana Steffi Graf con 186 semanas seguidas al frente de la misma.

Serena lleva en el número uno desde que venciera a la checa Petra Kvitova en los cuartos de final del torneo de Doha en 2013. En la actualidad tiene un colchón de distancia de más de 3.500 puntos sobre la segunda clasificada, la alemana Angelique Kerber.

 

 

master1000.es  |  webmaster1000@hotmail.es