Sharapova brilla en la tierra y acecha el número uno

La rusa llega con la moral con las nubes a Singapur después de alzarse con el título en Beijing y recuperar así, tras más de un año, el número dos del mundo.

 

La rusa Maria Sharapova volverá a jugar el evento que reúne a las ocho mejores del mundo después de ausentarse el año pasado debido a una lesión de hombro. Fue esa lesión y posterior operación en el hombro lo que hizo saltar las dudas de cómo comenzaría la temporada la mejor jugadora rusa.

Sharapova comenzó haciendo semifinales en Brisbane, su primer evento de la temporada, pero su tenis no convencía, ya que se le veía falta de ritmo, además no se encontraba cómoda al servicio, cometiendo demasiadas dobles faltas. Con estas dudas llegó al Open de Australia, donde tras superar un duro trance ante la estonia Kaia Kanepi en la segunda ronda, imponiéndose por 10-8 en el tie break, la rusa cayó en los octavos de final frente a Dominika Cibulkova.

Tras su derrota en Australia la rusa jugó en París, donde perdió en las semifinales ante el buen tenis de Anastasia Pavlyuchenkova. Después de eso, y como ya había anunciado, se tomó un descanso para ser la comentarista de lujo de los Juegos de Invierno de Sochi, perdiéndose así los torneos de Dubai y Doha.

Regresó en Indian Wells, donde siguió sin terminar de arrancar y jugar su mejor tenis, cediendo en la tercera ronda ante la italiana Camila Giorgi, la dobles faltas seguían lastrando el tenis de la rusa. Logró una considerable mejoría en Miami, donde solo la pudo frenar en semifinales Serena Williams.

Como le ha ocurrido en los últimos años, con la llegada de la temporada de tierra batida europea fue cuando se vio a la mejor Sharapova, pese a que hace unos años ella misma declarara que en la tierra batida se sentía como “una vaca en una pista de hielo”. En su torneo talismán, Stuttgart, lo ha ganado en los tres últimos años, conquistó su primer título del año, el 29 de su carrera. Tan solo unas semanas después lograría su trigésimo entorchado al imponerse en el Mutua Madrid Open, demostrando su buen momento de forma y dejando por el camino a rivales de la talla de Li, Stosur, Radwanska o Halep, en la final. Sharapova llegó a Roma justa de fuerzas y perdió sin oposición ante Ivanovc en los octavos, pero logró resarcirse en Roland Garros, ganando por segunda vez en la capital francesa y sumando así su quinto título de Grand Slam.

Con la moral por las nubes por haber ganado Roland Garros, llegaba a Wimbledon, el primer título ‘Grande’ que ganó, con la idea de resarcirse de la mala actuación de 2013, pero la alemana Angelique Kerber la frenó en los octavos de final en un gran partido.

La gira americana de Sharapova dejó mucho que desear, ya que su mejor marca fueron las semifinales de Cincinnati, donde nuevamente se volvió a topar con Ana Ivanovic, no sin antes derrotar en los cuartos en un gran encuentro a Halep. Previa a ese torneo, solo lograba ganar un partido en Montreal, cayendo en los octavos frente a Carla Suárez. En el US Open, una renacida Caroline Wozniacki la eliminaba también en los octavos.

No comenzaron mejor las cosas en Asia, ya que perdía en los octavos de Wuhan ante la suiza Timea Bacsinszky. Sus ansia por ganar y su gran competitividad la hicieron reponerse pronto de esas derrotas y en Beijing volvió a jugar un gran tenis para llevarse el título y auparse así a la segunda plaza de la clasificación mundial. Además, ganaba su primer título en pista rápida 20 meses después del último, logrado en Indian Wells en 2013.

Esta será la séptima vez que Sharapova juegue el torneo que reúne a las ocho mejores del mundo. Ella lo ganó en una ocasión y alcanzó las finales en otras dos. Tener tan cerca el número uno del mundo seguro que será un aliciente para ver la mejor versión de la tenista rusa.

 

master1000.es  |  webmaster1000@hotmail.es