Serna: "soñaba con ser como Steffi Graf y ganar ese partido fue muy emocionante para mí"

La extenista Magüi Serna tuvo que abandonar el tenis profesional hace casi una década debido a las lesiones. Aún así, hasta esta temporada obstentaba el record de ser la canaria con el ranking más alto en la historia de este deporte. Un hito que le ha arrebatado Carla Suárez.

 

En primer lugar me gustaría felicitarla por lo que consiguió en el mundo del tenis. Es más, hasta hace poco ha sido la tenista canaria con mayor ranking, esta temporada se lo ha arrebatado Carla Suárez, ¿Qué le parece el año que ha firmado su paisana?

Muchas gracias por la felicitación. La temporada que ha hecho Carla este año me parece muy, muy buena y me alegro mucho por ella, espero que la próxima temporada siga cosechando más éxitos.
 
Las lesiones le obligaron a poner el punto y final a su carrera antes de tiempo, ¿cuándo se dio cuenta que no podía seguir compitiendo al máximo nivel?

Pues fue precisamente durante la temporada que obtuve mi mejor ranking. Ese año jugué con muchísimas molestias en mi hombro, viéndome obligada a dejar de jugar a mitad de ella para empezar una rehabilitación intensa.  Como en este mundo de la alta competición estar fuera del circuito suponía una caída del ranking, forcé esa rehabilitación y pensando que ya estaba totalmente recuperada volví a jugar sin estar al 100%. Eso fue lo que acabo por destrozar mi hombro y darme cuente que tendría que estar alejada del circuito una  larga temporada. Ahí fue cuando me empecé a dar cuenta que volver a jugar al máximo nivel iba a ser un casi imposible para mí, fue por eso por lo que me matriculé en la universidad, ya que no sabía cuánto tiempo estaría fuera del circuito

Jugó algunos torneos ITF en 2006 y la previa del torneo de Estoril, ¿era una despedida o un último intento por intentar volver a la competición?

Quise ponerme a prueba para ver si aún sentía ese “gusanillo” que se tiene al competir y porque tener que dejar de jugar debido a una lesión me parecía algo injusto, pero vi que ya no era lo mismo para mí a todos los niveles, tenístico, mental, de motivación….

De haber sido posible, ¿se vería aún vistiendo de corto?

No sé si aún seguiría jugando, pero lo que sí sé es que hubiese jugado unos cuantos años más. Eso segurísimo.

Cuenta con tres torneos de la WTA en individuales, dos de ellos en Estoril, ¿un torneo especial para usted?

Muy especial. Creo que ganar un torneo siempre lo convierte en especial, y si tienes la suerte de repetir, pues ya ves, lo hace todavía más especial.

Los tres títulos fueron en tierra, pero fue en Wimbledon donde alcanzó sus únicos cuartos de un Grand Slam, ¿cómo recuerda ese momento?

Lo recuerdo como uno de los momentos más especiales de mi carrera, sino el más especial, ya que me salió un torneo muy bueno y además en Wimbledon, mi torneo favorito.

Ahí firmó una de las victorias más sonadas de su carrera ante Mary Pierce, ¿cree que junto a la de Steffi Graf son dos de las más importantes de su carrera?

Sin duda alguna. Siempre lo he dicho. Esos dos partidos han sido de los mejores de mi carrera. Uno por lo que significó, ganar a la número 3 del mundo en la central de Wimbledon, repito mi torneo favorito, y el otro por haber ganado a mi ídolo. Yo crecí viendo jugar a Graf y soñaba con ser como ella, ganar ese partido fue muy emocionante para mí. Ha sido, sin duda alguna, la vez que con más miedo he ido a dar la mano a alguien al acabar un partido, pero una vez más, Steffi me dio dos besos y me felicitó. Así que ya puedes imaginar cómo se me quedó la cara.

En esos cuartos perdió con Dokic, una tenista que por diversos problemas no ha tenido suerte, ahora ha anunciado su idea de volver otra vez al circuito, ¿la ve posible de hacer un buen papel?

Pues no sabría muy bien como contestar a esta pregunta, ya que hace mucho que no la veo jugar, pero creo que no le será tan fácil volver a competir al máximo nivel.

"No me importaría entrenar en el circuito, aunque lo de viajar tanto otra vez no sé como lo llevaría".

Coincidió en la competición con Arantxa y Conchita, ¿notaba como sus logros en la competición se veían eclipsados por los de ellas?

En mi opinión creo que, por un lado, tuve mucha suerte de coincidir con ellas en el circuito, ya que eran unos referentes a seguir muy buenos y, por otro lado, pues claro, era muy complicado estar a veces a esa altura tan alta.

¿Sintió demasiada presión al ser considerada como una de las tenistas encargadas de llevar a cabo ese relevo generacional?

Alguna que otra vez sí que sentí esa presión, pero nunca dejé que llegase a afectarme demasiado, muchas veces lo vi como un elogio.

Usted estuvo presente en la final de Copa Federación ante Eslovaquia cuando un espectador increpó a Arantxa, ¿cómo se vivió aquel incidente en el equipo?

Pues son momentos que no agradan a nadie y al equipo, como es lógico. No nos sentó nada bien.

¿Cómo ve el tenis en la actualidad respecto al que dejó hace ya casi una década?

Pues para serte sincera, veo que hoy en día domina más en el circuito la fuerza que la técnica, y eso a mí personalmente me entristece un poco, lo cual no quiere decir que sea ni peor ni mejor, sólo diferente. Me quedo con el de antes, considero que era más variado.

¿Cómo se definiría usted como tenista?


Jugadora con juego variado, buen saque y si me lo permites, muy “pilla” en la pista.

Tras dejar el tenis jugó al pádel, ¿le fue más fácil adaptarse al venir del tenis?

Si me fue más fácil, pero sólo juego como hobby, nunca lo he hecho a otro nivel.

¿Le sirvió para matarle el gusanillo del tenis?

Algo si, aunque no es comparable, en mi opinión no hay color entre tenis y pádel.

Ahora imparte clases de tenis, ¿le gustaría en un futuro no muy lejano poder ser entrenadora de una tenista profesional?

La verdad es que no me importaría, aunque lo de viajar tanto otra vez no sé como lo llevaría.

¿Podría contarnos alguna anécdota que le haya pasado en la pista de tenis?


Son tantas que no sabría con cual quedarme, pero a bote pronto, la que me viene a la cabeza es, como no, en Wimbledon. El día que jugué contra Pierce, era la primera vez que jugaba en la central y justo antes de entrar en pista, ya con los nervios típicos de un partido, se nos acercó un responsable del torneo para comunicarnos que la familia real británica estaba presente y que teníamos que hacer la reverencia. Créeme, no fue tan fácil como parece.

 

Para terminar diez preguntas cortas:

1. Partido que recuerda con más orgullo: ganar a Graf, aunque también me gustaría añadir mis triunfos ante otras tenistas que han sido número uno en su carrera, como Serena Williams, Justin Henin y María Sharapova.

2. Peor partido que jugó: Recuerdo muchos. (Risas)

3. Manías en la competición: no pisar las líneas

4. Cómo se concentraba antes de un partido: hablaba con mi entrenador, y tranquila en el vestuario antes de jugar

5. Rival a la que no le gustaba medirse: Serena Williams

6. Mejor derecha del circuito: hay muchas, Steffi Graf, Conchita Martínez, Davenport, Sharapova y podría seguir….

7. Mejor revés: para mi, Justin Henin sin duda

8. Mejor saque: Serena Williams

9. Rival más completa: Martina Hingis

10. Amigas dentro del circuito: muchas, Alicia Molik, Meghann Shaughnessy, Arantxa Parra, y como no, Conchi, Arantxa, Vivi y podría seguir.

 

master1000.es  |  webmaster1000@hotmail.es