"Serena fue número uno con su padre, con su madre, ahora lo es con el francés y si la entrenase su perro sería número uno también"

Eric Van Harpen es, a sus 70 años, uno de los entrenadores con más experiencia de la WTA. El técnico holandés ha ayudado a la alemana Andrea Petkovic a recobrar su mejor tenis para firmar una campaña increíble, en la que ha logrado tres títulos y ha alcanzado sus primeras semifinales de Grand Slam, pese a ello, ambos no seguirán juntos en 2015. Van Harpen hace un repaso de su trabajo con Andrea y de otras de sus pupilas como Conchita Martínez, Patty Schnyder, Anna Kournikova o Ana Ivanovic.

 

Anunció hace unas semanas que Petkovic y usted no seguirían trabajando juntos, ¿nos puede decir a qué se debió la decisión?

Lo cierto es que Andrea se sintió muy disgustada por algo que le dije en el partido contra Giorgi en Linz. Aquí es fácil despedir, sino pregúntale a Wim Fisette quién fue despedido porque el nuevo manager de Halep, Ion Tiriac, decidió que el equipo iba a ser completamente rumano, tal vez porque así resultase más barato.

¿Cómo le llegó la oferta para trabajar con Petkovic?

Conseguí el trabajo porque soy muy amigo de la capitana del equipo alemán de Copa Federación, Barbara Rittner. Nos conocemos desde la época en que estuve con Arantxa, Conchita y Magüi Serna.

Con Petkovic han firmado un gran año, ganando tres títulos, alcanzando su primera semifinal de Grand Slam y asentándose en el Top 15, ¿qué cambió en su tenis cuando empezaron a trabajar juntos?

Comenzamos a trabajar en febrero, y trabajé con ella más tácticas y técnicas. Un trabajo que queríamos continuar en noviembre y diciembre.

¿Podían esperar al inicio de su unión una campaña tan buena?

Le dije a Andrea que tenía muchas esperanzas de que llegase a estar entre la 12-14 al final de año, y ahora lo está.

¿Ve a la alemana capaz de regresar al Top Ten el próximo año?

Estoy convencido de que puede estar en el Top 10, porque no tiene puntos que defender hasta Charleston. Después de ese torneo tampoco defiende nada hasta Roland Garros.  Para poder estar en el Top Ten debe mejorar su servicio.

¿Qué es lo que destacaría del juego de Petkovic?

Es una luchadora, no se rinde fácilmente, y no tiene miedo a ganar.

¿Cómo prepara a una tenista para jugar sus primeras semifinales de Grand Slam?

Por suerte para mí, no era la primera vez que estaba con una tenista que jugaba unas semifinales de un Grand Slam, así que no estaba nervioso, algo que sí estuve cuando Conchita jugó la final de Wimbledon. Andrea estaba muy nerviosa en el partido ante Mladenovic, ya que con la eliminación de Li, el cuadro se le había quedado muy bien hasta los cuartos. Esos partidos con Mladenovic y Bertens estuvo muy nerviosa, pero ante Errani ya jugó sin nervios y un gran partido. Tras eso, le dije que tenía que tener en mente poder ganar Roland Garros.

En Linz y Luxemburgo, Petkovic cayó en la primera ronda y dijo que no se encontraba en la situación adecuada para jugar al tenis, ¿qué es lo que la pasaba?

Yo ya no estaba con Andrea en Luxemburgo. La última vez que vi a Andrea fue en Linz y no he sabido realmente que problemas pudo tener.

¿Qué cambió en pocas semanas para que de no ganar un partido se impusiera en el torneo de Campeonas de Sofía?

Creo que el planning de sus torneos no era bueno, pero fue su padre quien lo hizo. No puedes jugar cuatro torneos seguidos y tener Sofía y la final de la Fed Cup al final de temporada. Ese tiempo de descanso que se cogió entre la eliminación de Luxemburgo y el torneo de Sofía fue suficiente para que se recuperase bien mentalmente.

Ahora que han terminado con su relación profesional, ¿tiene alguna oferta sobre la mesa para entrenar alguna tenista de cara la próxima temporada?

Sí, tengo algunas ofertas, pero no son de jugadoras de la talla de Andrea. Algunas de estas ofertas son  de jugadores de la ATP.

Es uno de los entrenadores más valorados y con más experiencia en el circuito de la WTA, ¿qué tenis le gustaba más el de hace una o dos décadas o el de ahora?


Creo que me gustaba más la época de Graf, Seles, Sabatini, Sánchez, Martínez, Novotna y Capriati, y no olvido que las hermanas Williams estaban también en aquél entonces. En esos tiempos el 50% de las jugadoras del Top 50  tenían el revés en una mano, y a día de hoy solo lo tienen dos jugadoras: Suárez y Vinci

Al igual que ha cambiado la manera de jugar, ¿ha cambiado la manera de entrenar y de enseñar?


Sí, porque hace 10 o 15 años la mayoría de jugadoras podían jugar con efecto, y muchas de ellas iban a la red, así que teníamos que enseñarlas más.

Hablando con Ricardo Sánchez me comentó que uno de los problemas que sufren los entrenadores en el circuito de la WTA es que el entorno familiar está muy encima de la jugadora y en ocasione los padres o personas cercanas no les dejan a los entrenadores realizar su trabajo como es debido, ¿está de acuerdo en esto?


Creo que Ricardo está más o menos en lo cierto. La familia de las jugadoras es muy importante y en la mayoría de casos los problemas se acentúan cuando las ganancias crecen.

¿Cree que hay tenistas que podrían haber dado más de sí si se hubieran dejado aconsejar bien por un entrenador y no estar bajo la supervisión de sus padres?

El entrenador que no esté seguro de su trabajo no hará cambios en el tenis de su jugadora, porque si ella pierde tres partidos seguidos, puede que le despidan, pero eso es algo que también le puede pasar a un entrenador que lleve a su jugadora al top. Como ha pasado con Fissette o conmigo.

Usted entrenaba a Conchita Martínez cuando ella ganó en Wimbledon, ¿qué recuerda de aquella relación y de aquel momento?


He entrenado a Conchita durante casi diez años, y le he cambiado el revés de dos manos al de una mano, y todo ello ha sido posible gracias a que la familia de Conchita nunca dio problemas, y también porque Conchita confiaba plenamente en mi conocimiento del juego. Para mí ella será siempre mi jugadora más querida.

Le hizo jugar el revés a una mano, ¿tan claro lo vio usted para hacérselo cambiar?

Recuerdo que jugué un set con Conchita, ella no le dio bien a la bola, y me pasó con un tiro a la red con una mano. Ahí le dije que quería ver eso otra vez, y ella lo hizo, así que le dije: “a partir de mañana jugarás el revés a una mano”. Ahora tengo que admitir que el revés a dos manos de Conchita no era gran cosa, y ella lo hacía todo con su fantástica derecha. En cualquier caso, ella se quedó un poco sorprendida al principio, pero al día siguiente me dijo que siempre había soñado con jugar con una mano.

También entrenó a Patty Schnyder, tuve la ocasión de entrevistarla hace un año y me dijo sobre usted que “no podría haber tenido un entrenador mejor en aquél momento. Aprendí muchísimo de él, le debo mucho, pero llegó el momento de cortar esa relación”. ¿Entendió usted el final de la relación?


Patty era mi segunda jugadora favorita, porque al igual que Conchita, tenía muy buena mano, y después de tres años ella pasó del número 400 al siete del mundo, hasta que el famoso Mr. Hanicker entró en su vida. Pero yo he cometido muchos errores también, y tendría que haberla protegido mejor.                   

Patty tenían unos golpes muy liftados, con un tenis en el que cambiaban el ritmo, las alturas, ¿cree que hacen falta más tenistas así en la actualidad?

Los padres de Patty se portaron muy bien conmigo y con mi familia, me ayudaron mucho en varios aspectos, y me dieron total libertad para el desarrollo de Patty, pero ella era muy bajita, y siempre tuvo problemas con las jugadoras altas, ya que ellas nunca tuvieron problemas con sus efectos.

También trabajó junto a Kournikova, quien nunca pudo ganar un torneo, aunque se esperaba mucho de ella, ¿para usted también fue una decepción?


Es cierto que ella nunca ganó un torneo, pero creo que estar en una final en Key Biscane, derrotar a tres top 10, y perder contra Venus Williams 4-6 en el tercer set, o estar con 16 años en las semifinales de Wimbledon, tiene mucho más valor que ganar un torneo en Kuala Lumpur.

En una entrevista de hace tiempo se quejó de que los organizadores de los torneos la trataran como si fuese "una pequeña reina". ¿Cree que esas cosas hicieron que ella no se centrara tanto en su tenis y pudiera sacar todo el potencial que tenía?

Está claro que esa publicidad no le hizo ningún bien. Aún me acuerdo del día en que vino un helicóptero al club de tenis para llevarla a Nueva York para un anuncio de Adidas. (Risas)

Desde entonces, ¿ha visto tratos así en los torneos con otra jugadora o aquello fue algo que solo ocurrió con Kournikova?


A Sharapova y Serena Williams les pasó más o menos lo mismo.

También dijo que la rusa no tenía “disciplina para el trabajo". ¿Ha sido con la tenista con la que más le ha costado trabajar?

No era mala del todo en la pista durante los entrenamientos, pero en muchos otros aspectos perdía la concentración y no era fácil de llevar. Pero desde luego no es la jugadora más difícil a la que he entrenado y, en realidad, era muy simpática.

Estuvo también junto a Ivanoic o Sharapova, ¿qué es lo que destacaría de cada una de las dos?


Sólo estuve seis meses con Sharapova, y con Ivanovic al mismo tiempo, pero nunca dieron un golpe parecido. Maria era muy respetuosa con su entrenador, y sabía escuchar, y Ana era igual en eso, y también muy buena chica.

Ha logrado entender lo que le ha pasado a Ivanovic desde que ganara Roland Garros y llegara al número uno hasta lograr rehacerse en esta campaña?

Creo que Ana era muy joven, no era lo suficientemente madura, y ganar Roland Garros y ser la número uno fue tal vez demasiado.

Para terminar, Serena sigue como la número uno del mundo, ¿qué cambios ve en la estadounidense de ahora con la de hace una década?, ¿cree que ha trabajado bien en los últimos años junto a Moratoglou?


Serena juega exactamente igual que hace cinco años, y todo depende del humor que tenga, y de cómo se sienta. Fue número uno con su padre, y número uno también con su madre, y la mayor parte del trabajo siempre lo hizo con su sparring Sascha, al que por desgracia nunca se nombra. Ahora es número uno con el francés, y si la entrenase su perro sería número uno también.

 

 

master1000.es  |  webmaster1000@hotmail.es