"Las metas son absolutamente necesarias. La diferencia está en qué criterio se sigue para establecerlas"

Doctor en Psicología, Eneko Larumbe ha asesorado, desde 1996, a todo tipo de equipos y deportistas individuales, así como instituciones públicas, tanto en categorías de iniciación como en tecnificación y deporte de élite.

 

Hace unos años la figura del psicólogo en el deporte no estaba bien visto y ahora son pieza clave en el cuerpo técnico, ¿qué es lo que ha cambiado en esta última década para que eso sea así?

En primer lugar, las propias experiencias positivas de los psicólogos cuando han tenido la oportunidad han propiciado que se tenga mejor concepto de ellos. Por otra parte, los técnicos están mucho mejor formados y cuanta más psicología saben, más entienden las ventajas de estar bien asesorado.

Usted ha trabajado con deportistas de todo tipo de disciplinas, fútbol, natación, tenis, atletismo, gimnasia..., ¿imagino que no será lo mismo a la hora de trabajar con deportistas que trabajan en equipo a los que lo hacen de forma individual?

Claro que no. Los deportistas individuales no pueden diluir su responsabilidad en el grupo y tienden a atribuir el fracaso y el éxito a sí mismos y pocos elementos más. En la dinámica de los equipos, sin embargo, el rendimiento colectivo es resultado de muchos más factores. Resulta más complejo. No obstante, ambos tipos de intervención son un maravilloso reto.

¿Cada deportista es un mundo totalmente distinto a otro?
Sí. Lo que a una persona le resulta una fuente de gratificación puede significar poco para otra y viceversa. El mensaje que un entrenador hace llegar al grupo es interpretado por un jugador de una forma y por otro de una forma completamente diferente, con efectos diferentes, naturalmente.

En lo que respecta al tenis, Djokovic afirmó el año pasado que una de las claves de su gran temporada fue que incluyó a su equipo un psicólogo deportivo. ¿tanto influye su labor en el rendimiento del jugador?

En primer lugar, hay que decir que la persona que asesoró a Djokovic no es psicólogo, tal como aclaré en mi blog (http://psicologiadeportiva.net/eneko/cuidado-que-viene-el-psicologo/). En segundo lugar, no es posible atribuir nunca los buenos resultados (ni los malos) sólo a la intervención de un psicólogo, ni de un médico, ni de un entrenador, etc. El nivel de un deportista es consecuencia de muchas cosas: sus cualidades, su experiencia, su aprendizaje acumulado, etc. Sí es cierto que, en ocasiones, el deportista puede verse muy beneficiado por adquirir aquello que le faltaba, como un mayor autocontrol en la pista, más autoconfianza, una motivación mejor gestionada... Pero no olvidemos que todo lo demás también era necesario.

El tenis es un deporte en el que el tenista está solo en la pista y solo puede ganar uno, aunque los dos hagan un buen partido. ¿Es difícil hacerles que superen las decepciones?

El tenista está acostumbrado a perder más veces que las que gana. Generalmente, los tenistas con éxitos tempranos suelen encontrarse siempre con algún momento en el que comienzan a perder debido, por ejemplo a un cambio de categoría, inferioridad física o lesiones. No es difícil ayudarles, pero es imposible cuando sólo se valoran los resultados.

En todos los deportes, siempre a principios de temporada los deportistas se ponen unas metas. ¿Lo considera un error o sí es necesario ponerse estas metas?

Las metas son absolutamente necesarias. La diferencia está en qué criterio se sigue para establecerlas. Será necesario ser un poco ambiciosos, pero esto será muy nocivo si se llega al punto de ver que las metas son inalcanzables en algún momento de la temporada.

La vida del tenista es muy dura, hay que viajar mucho, estar fuera de casa, lejos de la familia. Si mentalmente no se está preparado, ¿puede afectar al rendimiento del tenista?

Por supuesto. El tenista es un deportista individual aunque viaje con sus compañeros o entrene con ellos. Hay que estar preparado para tener algo que hacer cuando llegan los momentos duros. El abandono temprano de los estudios tampoco ayuda en este sentido.

Por lo que se ve en el tenis, ¿son las mujeres más vulnerables a las emociones y sienten más la presión que los hombres?

No puedo dar una opinión científica ni profesional sobre este tema porque no podría estimar si existen tales diferencias ni su magnitud. Cuando he trabajado con mujeres tenistas he visto un grado de implicación y disposición emocional igual a los hombres.

España también utilizó la presencia de un psicólogo en la final de la Copa Davis ante Argentina en 2008 y la cosa fue bien para los españoles. ¿Cómo se trabaja en situaciones tan adversas, donde el ambiente está en tu contra y tú estas solo en la pista, representando a todo un país?

Los grandes jugadores que representan a los países, generalmente, están acostumbrados a rendir bajo presión y suelen conocer bien a sus rivales. Por eso han llegado a ese nivel. No obstante, es interesante ayudarles a reproducir sus rutinas y afrontar estas situaciones sin salirse de las pautas que habitualmente les funcionan, que sería lo que les llevaría probablemente a cometer errores, a perder el control de la situación.

En lo que respecta a las lesiones, también pueden mermar la mente del deportista y sus ganas por seguir en competición. ¿es difícil que superen estas situaciones adversas?

Las lesiones tienen un gran impacto sobre el tenista. De algún modo, siempre van a suponer una merma en la confianza y una pérdida de motivación a la larga. Emocionalmente, suponen un desgaste. Sin embargo, es posible ayudar al deportista a recuperar el control de su progreso y favorecer un reingreso con éxito.

En España tenemos el claro ejemplo de Nadal, ¿cree que le pasara factura en su mentalidad y ganas de lucha la lesión que está sufriendo?

En la medida en que perciba que las lesiones le impiden desarrollar todo su potencial, éstas le desgastarán en cierto modo. Sin embargo, los jugadores extraordinarios se caracterizan por adaptarse mejor a las adversidades.

Pero la figura de un psicólogo no solo es importante en el deporte de alta competición, es necesario desde el deporte base. ¿En ese sentido, cómo se trabaja con los más pequeños?

Generalmente, suele ser muy útil trabajar ayudando a los entrenadores a encontrar soluciones para el trabajo del día a día con los niños, así como para enfocar mejor el trabajo con los padres.

Muchas veces la presión de los niños viene por no defraudar a los padres. ¿Hablan ustedes también con los padres?

Naturalmente. El trabajo con los padres es muy útil. Hay que reconocerles su labor pero ayudarles a que sepan cómo remar en la misma dirección que el entrenador.

¿Podría contarnos alguna anécdota que le haya pasado trabajando con algún deportista durante todo este tiempo?

De ningún modo, pero gracias por hacer esta pregunta porque me permite explicar lo siguiente: el éxito de mi trabajo y mi supervivencia en este campo dependen, precisamente, de respetar la confidencialidad.
 

 

 

master1000.es  |  webmaster1000@hotmail.es